En Edinburgh Palette instalé una serie de fotos distorsionadas del propio edifcio en la parte más alta , reflexionando sobre como los lugares nos influyen y como nuestra actitud va cambiando hacia ellos a medida que nos vamos sintiendo cómodos. 

Una intervención en un espacio común e inmenso que invitaba a parar y disfrutar del silencio y la tranquilidad.

In Edinburgh Palette I installed a distorted photo series of the building itself, in the highest part. Reflecting on how places influence us and how our attitude towards them changes as we get comfortable. An Internvention in a common and big space that invited to stop and enjoy the silence and tranquility.